Un novato en iRacing

Fuente: iRacing.com
Durante este retiro espiritual que he llevado a cabo, alejándome de los teclados para recuperar las ganas de escribir, he descubierto algo que sabia que me gustaba, me apasionaba, pero no lo había confirmado hasta ahora. Permitidme que os cuente esta maravillosa historia que me ha llevado a meterme en este mundillo tan pequeño.


Me refiero al simracing. Si hay algo que siempre me ha gustado de pequeño es el deporte. Y si tengo que pensar en un deporte clave que me hiciera desconectar del mundo real durante horas, ese es el automovilismo.

Más de 300 carreras vistas en directo desde 2005. Recuerdo levantarme de pequeño a las 3 de la madrugada para ver la primera carrera del mundial en Australia, madrugar para ver las carreras en China y Japón. Meter prisa a mis padres para volver a casa y no perderme los GPs de Brasil y, sobre todo, vibrar con cada adelantamiento, salida o victoria del de siempre. Casi 15 años más tarde, sigo sin perderme una carrera de F1. Esta vez ya no puede ser en directo, pero el aislamiento que hago para no enterarme del resultado hace que lo parezca. 

Todo esto nos lleva a los videojuegos. Si veo mi catalogo de juegos, el 80 por ciento están relacionados con algún deporte. Me he pasado horas y horas jugando con ellos, narrando partidos para mi mismo, disfrutando de la simulación de algo que me gusta imaginándome que soy uno de ellos.

Gracias a todo eso llegué al simracing. Lo peor de todo es que no fue hasta hace poco. 
Actualmente, y desde hace poco más de medio año, mi historial de visualizaciones en YouTube se basa en simracing. Parte de culpa la tiene un tal Xabier Sánchez, más conocido como Heikki360. Por un momento pensé que seria algo pasajero, como me solía pasar con otros canales de YouTube, pero cada día me veía el video de cierta carrera, me ponía un directo o incluso buscaba directos antiguos.

¿Tanto tiempo viendo lo mismo no seria pasajero, no? 

Tenia la plataforma, las ganas y el espacio, así que me lancé a hacerme un autorregalo de cumpleaños comprándome mi primer volante. Empecé con GT Sport, ya que era lo único decente a lo que podía acceder, pero mis ojos se iban hacia cierto software de PC.

Finalmente caí en la tentación y la subscripción a iRacing no tardó en llegar. Y menos mal que no lo hizo. Sabia lo que era y lo que te aportaba, pero hasta que no lo pruebas por ti mismo no lo acabas de ver del todo bien.

Llevo casi un mes de mis 3 meses de prueba que cogí y tengo clarísimo que no serán los únicos. Pocas cosas me hacen sentir tal emoción como competir con gente como yo, queriendo ganar cada carrera.

Recuerdo mi primera victoria en el servicio, esa sensación increíble al pasar bajo la bandera a cuadros en primera posición después de pelear hasta la última vuelta. Después de haber perdido esa victoria en carreras anteriores por pequeños errores. Después de vueltas y vueltas de entreno, buscando esas décimas en cada curva.

Tal igualdad y competitividad solo la he visto en la NFL y, como muchos sabrán, es lo que más me gusta actualmente.

¿Es caro? Tal vez, pero eso es subjetivo. Tal competitividad no te la da ningun otro servicio, por suerte o por desgracia. Habré salido de rookie en las dos categorias que me interesan, pero me queda mucho por descubrir y aprender. Lo más sorprendente de todo es que no me importa pasarme horas dando vueltas solo entrenando, sabiendo la poca paciencia que tengo.

Me arrepiento solo de una cosa y es no haberme lanzado antes. Ahora solo queda entrenar.


Comentarios