GP San Marino 2005: El gran duelo comienza

Publicada
26/04/2017

Después de la carrera del desierto llega Rusia como siguiente parada en la F1. Y no, el titular de esta crónica no está equivocado: hoy toca San Marino. La cuestión es bastante clara. Dado que Rusia es relativamente nuevo en el campeonato, y San Marino era cita obligada por estas fechas, recordaremos una de las mejores carreras que se han realizado en la Fórmula 1, el GP de San Marino de 2005.“¡Que carrerón!”. Gonzalo Serrano no pudo describirlo de mejor manera. Imola fue testigo de uno de los duelos más vibrantes que se recuerdan en el mundo del automovilismo. Empezaba, de esta manera, la “guerra” entre Fernando Alonso y Michael Schumacher.

El fin de semana empezaba con una mala noticia: después de una carrera espectacular de Pedro Martínez de la Rosa en Bahréin, el catalán volvía a la cabina de comentaristas al ser sustituido por Alex Wurz.

El otro Mclaren, Kimi Raikkonen, salía desde la pole, seguido de Fernando Alonso y Jenson Button. ¿Y Michael? Sabiendo como terminó la carrera parece mentira que el kaiser saliera en decimotercera posición por culpa de un error en clasificación.

No era el mejor inicio de Ferrari. Desde 1996 que no ganaban en las primeras carreras del año, con lo cual las alarmas estaban puestas en Maranello: el F2005 no funcionaba.

Empezó la carrera y en seguida se vio como Kimi y Alonso eran los más rápidos del circuito. Kimi volaba sobre el asfalto distanciándose de Fernando mientras el español hacia lo propio sobre Button. Parecia que se nos venia una carrera aburrida.

Con la carrera rota, llegó el accidente de Fisichella, compañero de Alonso, que se fue contra el muro al salirse de pista. Pero fue al volver de publicidad cuando ocurrió uno de los factores importantes de la carrera: Kimi abandonaba.

Y es que parecía que tenia que venir la publicidad para que ocurriese algo en esa carrera que no prometía nada. En el segundo corte, Barrichello aparcó su Ferrari en el box, mientras que Michael solo lograba ser undécimo. Las caras en el muro italiano daban miedo…

Hasta la vuelta 21 no hubo destellos de emoción, cuando el Toyota de Trulli hizo que nada más y nada menos que siete coches formasen detrás del italiano. Esto lo aprovechó Michael, que logró acercarse al grupo. Empezaron los bailes en el box y Gonzalo Serrano vaticinó el futuro de la carrera: “Parece el Michael de los grandes momentos”.

No iba desencaminado porque, después de la primera parada del alemán, este ocupaba la tercera plaza, a 31 segundos de Fernando Alonso que lideraba fácilmente la carrera. Pero a partir de aquí, todo cambió.

La realización solo se centraba en el alemán, y con motivo. A pesar de rodar solo, sin nadie delante ni detrás, el Kaiser demostraba porque tiene 7 estrellas en su casco. Vuelta a vuelta recortaba distancia, siendo casi dos segundos más rápido que Button y Alonso.

31 segundos, 27 segundos, 25, 20… La distancia se reducía escandalosamente y solo se había completado el 50 por ciento de la carrera. Los tifosi volvían a lucir sus colores rojos de Ferrari viendo al ídolo de muchos demostrar porqué lo era.

Michael llegó a la altura de Button en la vuelta 42 de las 62 que se daban al mítico circuito. Esto benefició a Fernando, porque el trazado no favorece a los adelantamientos. Con 11 segundos de margen, el español entró en el box para realizar su última parada. Un momento critico, porque con el coche cargado iria más lento que el alemán si este lograba pasar al británico.

Con duelo de engaños en boxes incluidos, Button aguantó al Ferrari detrás hasta que unos doblados le jugaron una mala pasada haciendo que Michael pasara delante de él. Era la primera vez esa temporada que el campeón lideraba una vuelta. Lo hizo hasta la vuelta 50 cuando, al salir, se inició la primera batalla de la guerra germano-española.

Dos segundos separaban a Fernando y Michael a 13 vueltas del final que se convirtieron en 4 decimas al volver de publicidad. Lo que pasó en las siguientes 9 vueltas quedará para siempre en la memoria de los aficionados al deporte en general.

Una batalla sin cuartel en el que un 7 veces campeón del mundo, pilotando un Ferrari capaz de recortar 30 segundos al líder de la carrera en prácticamente 20 vueltas era incapaz de adelantar a un piloto español que solo había ganado 3 carreras en la Fórmula 1.

La velocidad punta del Renault fue clave para la defensa de Fernando, pero pocas veces se ha visto a un piloto cerrar puertas de la forma en la que el ovetense le hizo al alemán.

Según pasaban las vueltas, la narración se volvía cada vez más indescriptible. La emoción que transmitían sumado al espectáculo que se podía vivir en el trazado ponía la piel de gallina. A modo de anécdota, un servidor aún disfruta como el enano que fue cuando vio en directo la que es la carrera que más marcado le dejó.

La locura llegó en la última vuelta. Antonio Lobato y Gonzalo Serrano eran incapaces de respetar el turno de palabra, pero es que la situación lo merecía. Emoción a raudales cuando Fernando pasó la línea de meta bajo la bandera a cuadros y el Ferrari seguía detrás de el. Tercera victoria consecutiva del español, que era más líder del mundial.

Había empezado la guerra. El duelo que no se pudo ver en el desierto por la fiabilidad del Ferrari se pudo vivir en un escenario inmejorable como es el circuito de San Marino. Tan centrado estaba el mundo entero en ese duelo, que se olvidaron por completo que aún restaban 13 coches más en pista, siendo Button el que acompañaría a estas dos leyendas en el podio de San Marino.

A riesgo de crear conflicto, esta es la mejor carrera jamás vista por el que escribe estas lineas en lo que lleva de aficionado a este maravilloso deporte. Como comentaba Gonzalo en la narración, la Fórmula 1 es emoción, y más emoción no cabía en ese país tan pequeño como es San Marino.

Y a ustedes ¿les gustó la carrera? No olviden de dejar su comentario aquí abajo y de votar en la siguiente encuesta para seguir recordando grandes carreras del pasado.



Síganme en @MarcAloB y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en nuestra cuenta especializada en Motor @SextoAMotor, en Facebook: www.facebook.com/sextoanillo o en Instagram: sextoanillo.

Comentarios